Los Beneficios del Reiki

En la mayoría de los casos Reiki aumenta los efectos del tratamiento médico cuando se usa en unión con él, nunca reemplazando a éste.


Reiki en embarazo y posparto

Durante el embarazo recibir Reiki es beneficioso tanto para la mamá como para el bebé.
Durante este periodo las mamas experimentan importantes cambios de temperamento, mayor sensibilidad, aparecen sentimientos de inseguridad, miedos, ansiedades y dificultades para dormir o descansar, por ello recomiendo recibir Reiki, la energía vital ayuda al desarrollo del bebé en cuanto al aspecto físico y emocional.

La conexión que se establece Madre-Hijo cuando se recibe Reiki durante el embarazo es maravillosa. Además los bebes que reciben Reiki durante el embarazo son más tranquilos y equilibrados emocionalmente.

No tiene ningún tipo de efectos secundarios ni dañino para ninguno de los dos, al contrario, ayuda a reestablecer la armonía en caso de situaciones traumáticas y conflictivas que se presentan en la vida familiar.

Por otra parte ayuda a que el parto se desarrolle con mayor naturalidad y fluidez.

Con Reiki se puede obtener un estado de calma y felicidad, durante el embarazo, ayudando a vivir y disfrutar de la etapa más maravillosa de la mujer.

Y si el Reiki es beneficioso en la época del embarazo tanto o más será en el momento en el que el bebé entra en vuestras vidas. Recordemos que todo cambio proporciona sensación de inestabilidad si no estamos totalmente equilibrados, los cambios que supone un bebé son muchos y no siempre estamos preparadas para ellos. Las mujeres después del parto se pueden sentir tristes, deprimidas, irritables, agotadas, con poca capacidad de concentración, con perdida de motivación sexual, con miedo a estar solas, miedos exagerados etc... Por tanto es un buen momento para armonizar.

El Reiki Contribuye a desarrollar el equilibrio y la estabilidad en la reciente mamá:

Reiki niños y bebes

El beneficio de Reiki en los niños comienza ya en el vientre materno. Reiki favorece su energía luminosa, los nutre, los protege y sobre todo, les permite una comunicación fluida y constante con su madre.

Gracias a su inocencia, los niños están libres de los prejuicios que tanto atan a la mayoría de los adultos. De este modo la energía Reiki fluye hacia ellos sin impedimentos, naturalmente, sin los bloqueos causados por temores o convicciones rígidas de cualquier tipo.

Muchos padres recurren a un tratamiento de Reiki para sus hijos cuando tienen problemas de hiperactividad, timidez, pesadillas, insomnio, depresión ó porque han atravesado situaciones familiares que les producen angustia, como la separación de sus padres, por ejemplo.

Reiki también ayuda a los niños que son muy tranquilos a ser más receptivos, puesto que esta energía agudiza los sentidos y logra que la persona tenga una percepción distinta de la vida. Además, es muy útil para los pequeños que tienen dificultades para concentrarse.

Cuando se trata de bebés o de niños de corta edad es necesario adaptar las sesiones de acuerdo con su capacidad para quedarse quietos mientras se les imponen las manos. Es mejor que estén dormidos, para que estén más relajados.

En el caso de los bebés notarán mucha mejoría los que sufran cólico del lactante, inicio de dentición, otitis, trastornos de sueño, etc...

Las sesiones de Reiki para niños tienen una duración de 20 minutos aproximadamente.


Estrés y depresión

En cualquiera de los anteriores puntos vengo hablando sobre el beneficio de Reiki insistiendo en como al desbloquear y hacer fluir la energía se reduce el estrés y con el los miedos causantes de lo que llamamos ataques de angustia o depresión, por tanto uno de los principales beneficios de esta técnica es la reducción del estrés y mejora en personas deprimidas.











Contactar con Anabel
Hablar por Whatsapp
Enviar un email



©opyright JacLo 2020